22.10.14

UN SOUNDTRACK PARA QUINQUIS Y TENTÁCULOS



Mataré a vuestros muertos, mi novela pulp de quinquis y tentáculos en el Barrio Chino de Barcelona, editada por Prosa Inmortal, lleva ya una semana a vuestra disposición. Buen momento para recopilar algunas cosas.

Lo más importante es que está a la venta en versión digital con el precio de 3 euros. Tres míseros euros que de inmediato deberían pasar de vuestros bolsillos a los míos con tan sólo un click.

Me dicen que físicamente ya se puede adquirir en La Central del Raval y la de la calle Mallorca de Barcelona. A lo largo de los próximos días irá llegando a más librerías.

He confeccionado una banda sonora de la novela, canciones que por alguna razón guardan relación con los hechos que allí se narran, que tuve presentes o cuyo atmósfera me gustaría evocar. Un pupurrí que va de Los Amaya a los Desechables pasando por Goblin, Les Baxter o Ennio Morricone. Pueden escucharla aquí.

y para acabar, nada mejor que copiar y pegar por aquí la primera reseña aparecida. El mérito corresponde a Jonatan Sark (sí, lo sé, es él quien me escribe las epístolas librescas):

Esta notable novela no solo es de mi muy querido amigo Daniel Absence, además la editan los chicos de Prosa Inmortal (Tones & Funkhouser) dentro de su colección Bestias Pardas. Pese a todo esto dejadme que os diga que me ha gustado. No tenéis por qué creerme, claro, pero mi recomendación queda ahí. Dentro os encontraréis una historia que logra reunir el sabor de una mezcla entre el terror insondable y la podredumbre humana, atávicos ambos pero de manera diferente, a través de una inteligente reunión de estampas que al contraponerse van construyendo una historia como un castillo de naipes presto a ser derribado en un mazazo final. Es cierto que se notan algunos problemas propios de primera novela o que en ocasiones se hacen hasta cortos los capítulos, sobre todo cuando llegamos a las partes finales de la misma, pero son muchos sus logros, especialmente en los capítulos de la Pantera Rosa y la Condesita que servirían de resumen perfecto de las dos esferas del libro. Si tenéis oportunidad echadle un ojo a un par de capítulos. Eso os debería dejará claro que no es el amiguismo el que habla aquí.

18.10.14

SITGES 2014: UN TOP TEN PERSONAL E INTRASFERIBLE

Tras comentar 37 películas deprisa y a lo loco, he alcanzado la meta antes de lo esperado. De nuevo, la mayoría de lo visto es Sitges ha estado bien o me ha interesado, aunque con destacadas excepciones. También sé que por prudencia o cobardía me libre de algún ladrillo, pero eso nunca se sabe. Hace ya tiempo que en caso de duda opto siempre por la programación de El Retiro, creo que allí se puede ver lo mejor del Festival, y muy bien acompañado. Eso sí, la pantalla del Auditori puede regalar gozos absolutos. Este año han proliferado las muertes de niños/adolescentes, los núcleos familiares exterminados y el maltrato de embarazadas, detalles que puntúan alto en mi ranking del terror como instrumento de subversión. Y al igual que el año pasado, el cine oriental parece pasar un pequeño bache. Espero que se recupere. Para acabar, un top ten con lo que más me gustó este año.


10. THE GUEST
Por divertida y porque me hizo dudar si era una serie bé muy tópica o una parodia muy bien vestida. Más aquí.


9. THE BABADOOK
Aunque es territorio transitado, tiene un monstruo bello y sus momentos estremecedores. Más aquí.


8. MAPS TO THE STARS
No esperaba que su visionado me resultara tan fresco. Más aquí.


7. OCULUS
Porque como cuento de miedo es original y tradicional al mismo tiempo. Más aquí.


6. CUB
En las películas se deberían matar más boy-scouts. Más aquí.


5. AUX YEUX DES VIVANTS.
Los Goonies oscuros de unos estetas del horror. Más aquí 


4. IT FOLLOWS
El fin de la adolescencia como maldición en cadena que avanza lenta pero segura. Más aquí.


3. TUSK
Me dejo patidifuso. Más aquí.

2. MUSARAÑAS
España es negra y granguiñolesca. Más aquí.

1. IN ORDER OF DISAPPEARANCE
Disfruté como nunca. Más aquí.

 
BOLA EXTRA: SORCERER
Un orgasmo recuperar esta joya restaurada y en la majestuosa pantalla del Auditori. Más aquí.

CRÓNICAS DE SITGES 2014 (XXXVII): FILTH



Adaptación de una novela de Irvine Welsh, el autor de Trainspoting. Leí Escoria, que es como se tradujo aquí el título, cuando salió, es decir: hace más de 15 años. Pese a ese tiempo, aún permanecen en mi recuerdo algunos detalles y sensaciones —y no siempre puedo decir que sea así—. Por ejemplo, que la devoré fascinado por su protagonista mezquino, hijo de puta, soez y malhablado. También por su suma incorrección y por la descripción de una Edimburgo aterradora. Del mismo modo, aún recuerdo que el giro inesperado que propicia el desenlace me decepciono un poco. No esperaba que tres lustros después se convierta en película. Creo que gestiona mejor la transición hacia lo que no me convenció, pero claro, yo sabía. James McAvoy está estupendo en el papel de ese inspector de policía miserable, la escoria del título. Aún así, encuentro que la película divaga demasiado en su verdadera condición: uno no sabe si está ante un thriller que deviene trágico, una comedia negra o una sátira pasada de vueltas. Esa amalgama, en ocasiones, no funciona del todo bien.

CRÓNICAS DE SITGES 2014 (XXXVI): YOUNG ONES



Dirigida por el hermano de Gwyneth Paltrow, no se puede negar que es una buena película, pero aún así, por alguna razón no dispara mi entusiasmo. Quizá sea que su apariencia de western futurista esconde en realidad una historia de granjeros, latifundios, ambiciones y traiciones familiares. El aspecto sci-fi está muy bien, en un desértico contexto de escasez de agua donde convive la penuria rural con el avance tecnológico. Tiene algún detalle de guión mal resuelto y los personajes femeninos carecen de sustancia por su exasperante perfil sumiso y bobalicón

CRÓNICAS DE SITGES 2014 (XXXV): MUSARAÑAS


La mejor película española vista en Sitges figura también en la zona alta de mi lista de preferencias. Dirigida a cuatro manos por Juanfer Andrés y Esteban Roel con producción de Alex de la Iglesia, es una fabulosa muestra de gótico español amparado en un costumbrismo de posguerra gris y catolicismo siniestro. Rabiosa en el detalle anticlerical, brillante por no agotar en su claustrofóbico paisaje, va creciendo como drama de suspense —con ecos a El seductor de Siegel— hasta llegar a una ejemplar explosión final del mejor Grand Guignol. Los actores están todos estupendos, en especial Macarena Gómez. Muy buena.

CRÓNICAS DE SITGES 2014 (XXXIV): IN ORDER OF DISAPPEARANCE


Entre lo mejor de lo visto en Sitges estuvo este sorprendente thriller noruego. Empieza aparentando ser una sórdida y fría historia sobre un quitanieves cercano a la jubilación en labores de vengativo padre coraje por la muerte de su hijo; poco a poco la trama crece con brío y se complica más allá de lo imaginable, poblándose de personajes muy bien esbozados —algunos geniales— hasta convertirse definitivamente en un relato coral. Violenta, rebosante de humor negro, tiene unos diálogos portentosos y sólo puede criticarse que algún momento muy concreto bordea lo histriónico. Magnífica muestra de noir nórdico contaminada de espíritu tarantiniano, convierte en su título en genial gag recurrente. El pase en la sala El Retiro se convirtió en una fiesta de risas y aplausos, así que no dudo en recomendarla con gritos y aspavientos de entusiasmo.

CRÓNICAS DE SITGES 2014 (XXXIII): CUB



Estupenda película belga de terror que aplica un torture porn de baja intensidad a un grupo de boy-scouts. Más allá del placer que, por defecto, supone para el aficionado que las víctimas sean menores de uniforme y acampada, así como sus odiosos monitores, la película tiene más virtudes: un bosque repleto de mecanismos mortales construidos sin tecnología y de hermoso diseño arbóreo; la presencia de un niño salvaje con máscara de gusto neopagano; y un desenlace definitivamente oscuro. Deja algún cabo suelto, pero eso es lo de menos.

CRÓNICAS DE SITGES 2014 (XXXII): THE STRANGER



La conexión entre Sitges y el cine de género chileno aliado a Eli Roth prosigue con la opera prima de Guillermo Amoedo, guionista de la voluntariosa Aftershock y coguionista de la divertida The Green Inferno. En esta ocasión la productora de Nicolás López nos una apreciable historia de vampiros rodada en lengua inglesa con vistas al mercado norteamericano —quizá sea eso el punto débil, ese inglés que en ocasiones me suena impostado—. No es una historia vampírica de corte clásico y canónica y sí una trágica historia de relaciones paterno-filiales por partida doble. Aunque de entrada parecía que iba a ser algo aburrida, lo cierto es que la historia va creciendo muy bien mientras la trama se entrelaza y complica. Vamos, que pasan cosas y eso mantiene el interés. En su tramo final remite, de manera honesta, a la estupenda Los viajeros de la noche.

CRÓNICAS DE SITGES 2014 (XXXI): CREEP


Tras los abusos de años anteriores, parece que el fenómeno del found footage está remitiendo. Al menos eso es lo que deduzco por lo visto en Sitges. Aunque hay mucho subproducto por ahí, yo sigo defendiendo el formato —al que nunca juzgo por su credibilidad, es decir, si tiene sentido que se siga rodando cuando lo importante es salvar la vida. Creep (antes Peachfuzz) es un humilde ejemplo de que, pese al agotamiento, sigue siendo posible encontrar resultados la mar de majos. Tiene a su favor que está llena de humor negro y que uno de sus actores está magnífico, y aunque como suele pasar sobran algunos minutos porque es un formato que cansa cuando supera la hora de metraje, en esta ocasión tiene un plano casi al final bastante memorable.

CRÓNICAS DE SITGES 2014 (XXX): STARRED UP



Drama carcelario escocés que gira en torno a la relación entre un padre y un hijo, ambos dominados por la violencia impulsiva, que se reencuentran entre rejas. Sórdida y contundente, refleja con dureza el cerrado submundo de las prisiones, su entramado de poderes paralelo y la corrupción del sistema. Tengo una debilidad personal por la descripción de las clases más bajas y marginales del Reino Unido, así que eso lo disfruté mucho, más cuando los actores están estupendos. El subgénero de cárceles no ofrece muchas sorpresas a estas alturas, pero en este caso la aportación es más que digna. Por cierto, si hubiera record Guinness a la película con más fucks y fuckings en sus diálogos, ésta es seria candidata.